Amor a los padres

Amor por los padres

Otro de los tipos de amor más comunes es el que sienten los hijos por los padres. Pudiendo matizar entre los distintos tipos de padres que pueden educar, bien o mal a sus vástagos. No haría falta ser el padre natural de la criatura ni tener ninguna traza de ADN en común. Basta con cuidar con amor a sus hijos para que el amor a los padres sea recíproco.

Vamos a ver a continuación cuales son las principales características que definen el amor entre padres e hijos y porqué es uno de los tipos de amor más importantes que debemos buscar y desarrollar desde la infancia:

1 – Lo que hacen por nosotros:

Debemos ser conscientes de todas esas cosas que hacen nuestros padres por nosotros cada día, cada mes y cada año. Dedican buena parte de sus vidas en hablar con nosotros, pasarse la noche en vela cuando estamos enfermos, ayudarnos a vestirnos, enseñarnos las pequeñas cosas de la vida, consejos sobre cómo actuar, qué comer, qué estudiar. Se convierten en un referente, guía o mentor imprescindible en nuestras vidas.

Piensa en un momento que tienes hijos y reflexiona sobre las cosas que estarías dispuesto a renunciar por ellos. ¿Qué harías en esta situación? ¿Cómo actuarías si tus hijos se tuercen y no actúan como quieres? ¿Qué esperas de ellos y hasta dónde estás dispuesto a ayudarles? Pues bien, todas estas preguntas nos hacen concienciarnos de las grandes cosas que nuestros padres hacen y han hecho por nosotros.

3 generaciones que se aman

2 – Debemos aceptar sus palabras

Resulta en ocasiones natural que los hijos desobedezcan a los padres, que piensen que están equivocados, que no están al día con las nuevas modas o las nuevas tecnologías, y que puede hacerles pensar que viven por delante de ellos. Pero el conocimiento y las nuevas modas sólo son la primera capa de la cebolla de la vida. Sí que es verdad, que siendo la primera capa, es la más visible, pero debajo hay muchas capas más. Y es aquí donde los hijos suelen fallar porque les falta experiencia.

No sirve de nada manejar con soltura el teléfono o la computadora , mejor que los padres, si luego acaban exponiéndose a los peligros que existen tanto dentro, como fuera de Internet: Información sobre drogas, métodos agresivos de adelgazamiento, contactos con personas desconocidas, estafas… y un largo etcétera, del que sólo se puede prevenir con sentido común y escuchando la voz de la experiencia. Y en eso, son los padres los que tienen ventaja y llevan años de adelanto a sus hijos.

Por lo tanto, un hijo inteligente, sabrá aprovecharse de ambas situaciones, tomando lo mejor de cada una. Siendo práctico y estando al día con sus compañeros de colegio, pero respetando y escuchando lo que sus padres aconsejan en cada momento

3 – Los padres aman a sus hijos por encima de todo

El amor incondicional de los padres a sus hijos es un hecho probado y constatado. Salvo raras excepciones de algunos padres que se desentienden por problemas personales, la mayoría sienten el deseo de cuidar y tratar de mejorar siempre el bienestar de su descendencia, anhelando que en el futuro se conviertan en la mejor versión de sí mismos, que ellos no pudieron lograr.

Los hijos conocen este amor y en ocasiones se aprovechan de ello pidiendo demasiado, o forzando situaciones para su propia conveniencia.

Padre ayuda a su hijo

4 – Evitar las discusiones:

Lo más sensato es evitar discutir con ellos, incluso aunque sepamos que tenemos la razón. Recuerda que por encima de todo, son tus padres y que sólo quieren lo mejor para nosotros. Si no son capaces de hacerse entender o no llegan a comprender nuestras necesidades, no podemos obligarles a que acepten nuestras decisiones, pero tampoco tenemos que obligarles a que digan que “si”. Basta con parar la discusión y llegado el momento ya haremos lo que queramos, pero al menos el problema y la sensación mala por la discusión se acaban.
Aprende cuales son los temas tabú que no debes volver a sacar con tus padres para que no se repitan las discusiones.

5 – Ayudar económicamente en casa

Una buena forma de ayudar a la familia y demostrar el amor por los padres es trabajando y aportando un dinero al seno familiar. A veces los padres se quitan de sus propios caprichos por satisfacer las necesidades de los hijos.
Conviene por tanto cuando un hijo va creciendo comenzar a tomar responsabilidades y ayudar a que el gasto familiar se reduzca.

6 – Lo más importante que puedes hacer por tus padres es quererlos:

Los padres necesitan saber que sus hijos les quieren. Intenta ser afectuoso y darles abrazos y besos tan a menudo como puedas. No hace falta ocasiones especiales para demostrar tu amor. El amor es gratis, no cuesta dinero y mejora el ambiente. Es la mejor sensación que puede sentir un padre y una madre.

Razones para decir a tus padres que los amas:

Por desgracia, la mayoría de los padres no suelen ser agraciados con gestos amorosos de sus hijos, y necesitarían sentir ese amor de una manera más intensa de lo que suelen sentir habitualmente.
A veces por vagancia, por vergüenza, por comodidad, evitamos decir lo que pensamos y años más tarde, cuando ya es tarde y alguno de los progenitores fallece, siempre se alude a la sensación de no haber dicho “ Te quiero” más a menudo.

No cuesta dinero, es gratis, y además no tienes necesidad de tener ninguna razón para decir a tus padres que los quieres. Pero si quieres razones, vamos a ver una lista que quizás pueda motivarte a hacerlo.

1 – Si la relación se ha deteriorado o se ha distanciado, cualquier momento es bueno para decir a tus padres que significan mucho y que los quieres. Estas palabras siempre serán bienvenidas.
2 – No todos los padres son buenos padres. Si los tuyos si lo son, no esperes y házselo saber. Es tu manera de agradecer el buen trato recibido.
3 – Les gustará oír que les quieres. Ya sabemos que lo saben y que no hace falta decirlo. Pero es tal la satisfacción, que negarles un “Te quiero” es como negarles un trozo de pastel de cumpleaños. Aunque sepan que les quieres, decírselo les hará tremendamente felices.
4 – Tus padres no vivirán eternamente. Si eres de las personas afortunadas que aún tienen a sus padres vivos, no puedes esperar a decirles que les quieres. Algún día despertarás y ya no estarán, y entonces será demasiado tarde.

Amar antes que sea demasiado tarde

5 – Las personas que amas son muy pocas. Si te paras a contar las personas indispensables de tu vida, verás que con los dedos de las manos te sobra. No es necesario que ames a miles de personas, pero ya que son unas poquitas, en este caso dos, con más razón para que las cuides y demuestres tu amor.
6 – Decir “Te quiero” es bueno para quien lo escucha, pero también para quien lo dice.
Al principio, crees que sentirás vergüenza o miedo al rechazo, pero tras expresar tus sentimientos, y encontrar como respuesta el amor verdadero, la sensación que queda es indescriptible e irrepetible. Aunque sea por egoísmo, deberíamos decir que les queremos más a menudo.
7 – Si no puedes decir a tus padres que los amas, seguramente tendrás una barrera emocional que te impedirá relacionarte de manera adecuada con tus hijos. Quizás no parezca nada importante a primera vista, pero al ser padre, entenderás lo que se espera de los hijos.
8 – Si no encuentras razones para decir que los amas, seguro que tampoco encuentras razones para no hacerlo. Ahora mismo, acércate a ellos, o llama por teléfono y diles que te sientes afortunado por los padres que te han tocado y que esperas que te duren muchos años. Venga! Hazlo, es una de las pocas acciones en las que todos salen ganando. ¿Hoy te acostarás sin decírselo? Quizás mañana sea tarde….

Leave a Reply