Amor de pareja

Amor a la pareja

Todas las relaciones son diferentes y especiales para cada uno de los integrantes de la pareja, pero existen algunos rasgos diferenciales que pueden definir distintos tipos de amor conyugal.

No todas las experiencias deben ser agradables, algunas parejas resultan tremendamente egoístas, y otras pueden pecar de infidelidad, pero de vez en cuando puede aparecer alguna persona que resulta perfecta y encaje a las mil maravillas con nuestro estilo de vida.

La verdad es que podríamos resumir en una única cosa lo que separa una relación buena de una mala. Y a esa característica es lo que llamamos la compatibilidad de caracteres. Que independientemente de coincidir en gustos y aficiones puede marcar la diferencia entre un buen recuerdo o un recuerdo malo, tal cómo un postre o una mermelada, dulce o amarga.

No tratemos por tanto de buscar la pareja perfecta, porque además que no existe, acabaremos solos y frustrados. Se trata de encontrar a alguien que nos ame con la misma intensidad que amamos nosotros. Que tenga la misma expectativa frente al amor que nosotros, y que su nivel de tolerancia sea similar al nuestro. El resto de cosas, carecen de importancia. Ya sea ella una dama y él un vagabundo, si son compatibles, la relación durara por siempre.

A continuación vamos a resumir los principales rasgos que definen una relación de pareja, y será tu cometido encontrar el que encaja mejor con tu propia experiencia:

Rasgos de pareja

1 – Dependencia: son aquellas relaciones en las que una parte de la pareja, o ambas, necesitan tomar sus decisiones siempre apoyadas sobre el pensamiento del otro. Ocurre sobe todo en personas que no pueden estar sin pareja y buscan una rápidamente para no sentir su carencia.

2 – El control: A veces sin darnos cuenta, caemos en las redes de nuestra pareja. Uno de los dos suele ser más dominante y sin querer, la otra persona toma el rol de dejarse dominar. Cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde. Y si intentamos salir de la red, lo más fácil es que la pareja se rompa.

3 – Unión de rebote: Se trata de parejas en las que ambas partes acaban de ser dejados de manera dolorosa o traumática, y encuentran consuelo en compartir su tristeza con alguien de igual a igual. Si no existe compatibilidad, dicha unión tiene tanto futuro como cualquier otra. Dependerá en parte de las razones por las que fueron dejados. Si ambos son paraditos, de poca conversación y muy tímidos, es posible que su relación triunfe. Pero si ambos fueron dejados porque son maniáticos de diferentes cosas, (limpieza, o deportes) entonces pronto explotaran.

4 – Relación abierta: Son parejas en las que existe un vínculo emocional para compartir las vicisitudes de la vida, pero no sexual. Teniendo ambas partes la libertad y el consentimiento de juntarse con otras personas. El peligro viene cuando una tercera persona aparenta tener un índice de compatibilidad mayor. Entonces aparecen momentos de reflexión y dudas.

5 – Negociaciones continuas: Algunas parejas se sustentan por medio de pactos y negociaciones. No tienen tiempo de decidir si les conviene o no dicha unión, porque sólo buscan el placer efímero y transitorio negociado. “Vamos de vacaciones con tu madre si me compras esos zapatos” o “Puedes ir de fiesta con tus amigos y emborracharte hasta las 5 de la mañana, pero recoges la mesa y limpias los platos”.

Relación tóxica

6 – Relación tóxica: Son aquellas relaciones en las que existe cierta incompatibilidad, que a primera vista no es perceptible, pero que van agotando las fuerzas de uno de los cónyuges.  Suele ocurrir con personas optimistas por naturaleza, cuya pareja les transmite sus miedos constantemente. Lo normal es ir perdiendo la sonrisa, el valor por realizar cambios o hacer nuevas cosas. Los pensamientos negativos, finalmente son muy contagiosos.

7 – Pareja de compañía: Pasan los días, las semanas y los meses. Y te das cuenta que llevas mucho tiempo con tu pareja, y aunque al principio sabías que no duraríais mucho y que en el fondo quieres otra cosa mejor para ti, lo fácil es seguir un día más, y otro día más. En el fondo, es una pareja pasarratos, en el que se sobrevalora la compañía por encima de otras cosas.

Pareja de acompañamiento

8 – La  pareja trofeo: Se da sobre todo entre las personas famosas y públicas. Se busca una pareja que destaque, ya sea por su belleza (en el caso de los hombres) o por su fama y dinero (en el caso de las mujeres). Puede incluso existir un amor verdadero, pero los cimientos de esta relación, sabemos todos que son superficiales y basados en la imagen.

9 – Pareja sexual: En muchas ocasiones surgen parejas dispares, en las que una parte domina y trata con poco respeto a la otra, pero que es consentido a cambio de favores sexuales. No existe un vínculo emocional, y poco importa el resto de compatibilidades diurnas, si al final cohabitan en la cama.

10 – La relación infeliz: Ocurre cuando una de las partes comprueba que no es feliz, pero aun así continua con la relación por distintas causas: Lo que pensará la familia, si existen hijos en común, por no hacer sufrir a la otra persona, por dinero…etc.

Relaciones infelices

11 – Relación a larga distancia: Existe una fuerte conexión emocional pero un gran espacio físico que los distancia. Gracias a las nuevas tecnologías, es posible dar sustento a este tipo de parejas, al menos hasta que aparezcan los primeros pensamientos de miedo, dudas, inseguridades y celos. Esta amalgama de pensamientos negativos, unidos con el hecho de no compartir relaciones sexuales forma un coctel perfecto para concluir la mayoría de relaciones de larga distancia.

12 – Amigos con derecho a roce: Son acuerdos en los que dos personas mantienen una intimidad física pero coinciden en no mantener una implicación emocional. Sobre todo suelen ser los hombres los que plantean este tipo de relación, y las mujeres las que suelen aceptarla con la esperanza incierta de que finalmente cambie de parecer. La mayoría de las veces, una de las partes suele acabar enamorada y la relación se tensa y se rompe.

13 – Amor y odio: Normalmente son parejas cuya base y sustento se encuentra en las relaciones sexuales pero que carecen de suficiente compatibilidad para compartir el resto de actividades. Los enfados, casi continuos, suelen terminar en reconciliaciones nocturnas. El problema es que se crean unos hábitos tóxicos de difícil solución, sobre todo cuando aparecen las faltas de respeto.

Amor de verdad

14 – Amor verdadero: Sí, también existe! Es el tipo de relación más duradera y también el más difícil de encontrar. Ambas personas son compatibles, se complementan perfectamente y saben entenderse el uno al otro. Unas veces uno, y otras veces el otro, suelen tener pequeños gestos emocionales que avivan la llama del amor. Se besan y disfrutan de su compañía. Se dice, que cuando estas parejas llegan a la vejez, y uno de los dos fallece, la otra persona muere poco después. Pues la vida, sin el amor a la pareja, no tiene sentido.

Leave a Reply