Amor a la familia

Familia amorosa

La familia son las personas que comparten contigo tu misma sangre, que aceptan como eres y que siempre quieren lo mejor para ti. Tu familia te ama de manera incondicional y busca tu felicidad por encima de la suya propia. Por ello, casi sin darnos cuenta, devolvemos el mismo amor de manera recíproca.

Podrás encontrar a lo largo de tu vida, amigos, parejas, compañeros de trabajo, y con algunos establecerás vínculos más o menos fuertes y duraderos, pero la familia, que no la elegimos, siempre estará allí, a tu lado en cada problema y en todo momento apoyándote y demostrándote todo su amor.
En ocasiones, sobre todo la gente joven, se vive una vida demasiado exigente que nos hace alejarnos de nuestros seres queridos.

En otras ocasiones, los padres terminan discutiendo sobre si algunos cambios benefician o perjudican a sus hijos, y finalmente ponen distancia por medio y se separan. Los padres nunca dejarán de amar a sus hijos, pero los hijos pueden llegar a olvidarse un poco de lo que tienen, porque lo dan por seguro, como algo eterno que siempre estar ahí, pero no es verdad. Los padres no van a estar para siempre.

Por todo ello, vamos a ver las razones por las que debemos amar a nuestra familia, con el objetivo de remarcarlas, que no se olviden y que ayuden a reflexionar sobre las cosas importantes de esta vida.

Razones para amar a la familia:

Amor incondicional

1 – La educación de los hijos: Si bien en el colegio los niños aprenden a leer, escribir, matemáticas y ciencias…Es en el entorno familiar donde aprenden los valores fundamentales, la disciplina y los hábitos necesarios para crecer y desarrollarse como una persona civilizada con buena educación. Durante los primeros años de la vida de un bebé, antes de ir al colegio por primera vez, ya han establecido en su cerebro millones de conexiones nerviosas gracias a los estímulos de su propia familia. Ningún padre tratará de enseñar a su hijo malos hábitos, pero si la familia está desestructurada y pasa por problemas, es posible que el hijo también presente problemas en su forma de aceptar y enfrentarse al mundo.

2 – Amor incondicional: No nos damos cuenta de ello, porque siempre hemos vivido con la sensación de ser amados de manera incondicional. Y en ocasiones, hasta nos aprovechamos de ello para sacar alguna ventaja. ¡Cuántas veces hemos acudido a la familia a pedir un favor!, o al revés, algún familiar que nos pide algo y no podemos negar nuestra ayuda.

Sobre todo la familia cercana, padres hijos y hermanos van a estar a nuestro lado en los malos y en los buenos momentos, y eso no lo puede igualar ningún amigo ni ningún compañero de piso.

3 – Las familias mejoran la sociedad: Siempre hemos visto la imagen de los políticos más correctos, aquellos que tienen mujer e hijos, y que visitan a sus padres habitualmente. Si bien, no es sólo la mejor imagen de cara a la sociedad, también es el mejor gesto. El bien de todos pasa por el bien individual de cada persona, de cada familia y de cada clan. Pues al final, la sociedad está formada por individuos, que a su vez pertenecen a familias. Y si nos remontamos en el tiempo, casi todas las familias están vinculadas unas entre otras.

4 – La familia acepta los fracasos y celebra los éxitos: La familia se alegrará profundamente de los éxitos de sus integrantes. Cuando un padre triunfa y destaca como pieza importante dentro de una empresa o de un cargo público, la familia le apoya y crece junto a él. De igual manera, si un padre fracasa y pierde su trabajo y su casa, la familia lo apoyará, le dará sustento y ánimo para volver a empezar de nuevo. La unión hace la fuerza, y todos juntos podemos salir de cualquier situación, por muy negativa que se presente.

 

Amor a la familia
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply