Amor a los animales

Amor a tu perro

El amor por los animales es un tipo de amor que crece exponencialmente y que cada vez está más extendido entre las sociedades occidentales. En las que, curiosamente, a la vez aparece un detrimento del amor convencional hacia la pareja, siendo esta época en la que mayores divorcios se contemplan.

El 90% de las personas que tienen mascota consideran a sus animales como miembros más de su familia, y el 40% de ellos afirman que reciben más cariño y apoyo emocional por parte de sus mascotas que de sus propios hijos o cónyuges. Esto se ve reflejado también en la cantidad de dinero que se destina cada año hacía tratamientos médicos de cirugía veterinaria, gastos en peluquerías caninas, y una mayor concienciación por su alimentación.

Se hizo un experimento en la universidad de Georgia para determinar hasta qué punto valoramos el amor hacia los animales por encima del amor a otras personas. Se les pidió a 573 personas que eligieran de manera hipotética, que harían si fueran conduciendo un autobús averiado, fuera de control, que podía chocar contra un perro o contra un turista desconocido. Las personas debían elegir si atropellaban al perro o al turista.

Experimento autobús y perro

A la hora de elegir una de las dos víctimas, los participantes se dejaban llevar por tres factores principales a la hora de tomar sus decisiones.

El primer factor era la persona. Tal y como resultaba lógico, a priori, los sujetos eran más propensos a salvar la vida del turista antes que la de un animal, pero si la persona no mostraba el rostro, o aparecían dificultades para reconocerla, ante la duda de atropellar un amigo o un familiar, la balanza se decantaba aún mucho más hacia el lado de la persona. Curiosamente, un 14% de los encuestados prefería salvar al animal.

Otro factor clave fue el perro. En el caso de ser la propia mascota de los participantes, el 40% se decantaba por salvar al perro.

El tercer factor influyente es el género. Las mujeres se comportan más propensas hacía los animales que los hombres. En el experimento, las mujeres suponían casi el doble que los hombres, cuando se trataba de salvar al perro, frente al turista.

Amor mis mascotas

¿Sientes amor por los animales:

1 – Las personas nos decepcionan, pueden mentirnos y fingir sentimientos que no tienen, en cambio los animales nunca harían eso. Los animales van de cara, y si no están contentos te lo dicen.

2 – Con los animales no cuesta decir que los quieres, ni van a juzgarte por ello. En cambio con las personas existen barreras que nos frenan a expresar nuestros verdaderos sentimientos.

3 – Es curioso, pero la mayoría de las personas que aman los animales, quisieron ser veterinarios cuando eran pequeños. Es una lógica reacción ante el sufrimiento de las mascotas enfermas. Luego crecemos, y no queremos trabajar 8 horas viendo animales enfermos y tristes.

4 – Tenemos una sensación extraña y contradictoria en los zoológicos. Por una parte, nos gusta admirar cada una de las especies que la naturaleza ha creado, pero por otra parte, sufrimos al verlas atrapadas en jaulas y cárceles diminutas.

5 – En escenas de cine o de televisión, sufrimos más cuando matan un caballo o un perro, que cuando matan un indio o un vaquero.

6 – Cuando vamos a eventos con personas desconocidas, pero que tienen un perro o un gato, nos sentimos más cómodos al lado de la mascota que de sus dueños.

7 – Los amantes de los animales se nos distingue fácilmente al abrir nuestro Facebook. Todo son fotos de perros, gatos y otros bichitos jugando o haciendo cosas graciosas.

8 – Un bebé humano puede hacernos sentir cierta ternura, pero nunca tanta como cuando vemos un perrito recién nacido un gatito de días que cabe en nuestra palma de la mano.

9 – Cuando estamos tristes, abrazar nuestra mascota es uno de los actos más reconfortantes que hay. No en vano, la medicina actual, recomienda perros y gatos para mejorar problemas de depresión y de estrés.

Amor a los animales
5 (100%) 1 vote

Leave a Reply